THE ENGLISH CLUB ofrece una amplia gama de cursos de idiomas adaptados a las necesidades sociales y laborales de la Unión Europea y del entorno cultural, laboral y empresarial del resto del mundo.

Inglés británico Inglés americano
Alemán Francés
Catalán Español
 


OBJETIVOS

Nuestro objetivo es el de facilitar a los alumnos el desarrollo de las habilidades y comunicativas, indispensables para la adquisición de los mecanismos de interpretación y producción escrita y hablada de las diferentes lenguas con que trabajamos, partiendo siempre de su nivel de entrada, que se realiza de forma oral en nuestro centro de acuerdo con su edad y madurez .

Nuestro personal está formado exclusivamente por profesores licenciados y con una amplia experiencia profesional, capaces de adaptarse a las necesidades de nuestros alumnos a través del reciclaje continuado. Por todo ello, THE ENGLISH CLUB procura estar a la vanguardia en cuanto al mantenimiento de sus recursos tanto materiales como humanos.

METODOLOGÍA

Dado el énfasis que nuestro centro realiza en la búsqueda de lograr un alto nivel oral de la lengua, los grupos son reducidos y se emplea el método ORAL-DIRECTE: a través del lenguaje vivencial donde el alumno expresa aspectos de su propia vida, huyendo de estereotipos no identificativos y de clases puramente teóricas .  

Los llamados enfoques comunicativos, que aparecieron  como reacción a una perspectiva tradicional demasiado centrada en la gramática, supusieron un cambio en la concepción de la lengua y su enseñanza. Las metodologías de la enseñanza de idiomas se orientaron a tratar la lengua como un instrumento de comunicación y no como un simple conjunto de estructuras gramaticales. Por eso, aprender una lengua supone en estos enfoques dominar los recursos adecuados para emular una situación que necesitarán los alumnos en la vida real.

Se desarrolla entonces el concepto de funciones comunicativas, es decir, a partir de aquellas situaciones que el estudiante va a necesitar para comunicarse, seleccionar las estructuras funcionales utilizadas y, finalmente, analizar la gramática necesaria. De esta forma tanto la gramática como el léxico son tan solo medios para conseguir un objetivo: comunicarse en situaciones reales. Para ello se intenta desarrollar el uso de las llamadas cuatro destrezas: comprensión auditiva y lectora y expresión oral y escrita, para que el aprendizaje cubra todas las necesidades del aprendiente. Otra innovación es que la persona se sitúa en una posición central, pasando a ser el factor a partir del cual se organizan los programas, cursos y materiales, partiendo de sus necesidades.

Además de estas necesidades, se aprovechan los conocimientos del aprendiente sobre el mundo, otras lenguas y culturas así como la suya propia, etc.